Now Playing Tracks

Los otros roedores del flautista de Hamelin… 2ª parte.

Los otros roedores del flautista de Hamelin… 2ª parte.

Por Ramón Serratos.

En ocasión anterior, platicamos sobre los mitos y las verdades sobre como las frecuencias, armonías, y ensambles, afectaban directamente en el comportamiento de algunos animales y el ser humano, ahora platicaremos un poco sobre nosotros y como lo procesamos.

Desde el origen de las notas, donde al ser emitidas o ejecutadas por un instrumento o proceso electrónico, y con el fenómeno físico de el viaje de las ondas a través del aire como medio elástico de transmisión y la recepción en nuestros oídos, para ser interpretadas y decodificadas por nuestro cerebro, las frecuencias de las mismas y sus combinaciones o arreglos musicales, logran una serie de respuestas físicas y biológicas, sumado a la sensación de nuestra piel al convertirse en receptor, al ser el órgano mas grande de nuestro cuerpo, el cómo interpretamos de forma individual  tal información, tiene un sinnúmero de variantes… aun siendo la misma.

Si bien es cierto que algunos géneros musicales son agradables para la mayoría de la gente, existen varios también, que no pueden ser ni asimilados por ciertos perfiles de personas;  normalmente y con el desarrollo del ser humano, desde su nacimiento, van incrementando la habilidad de interpretar y cada vez más, música compleja… aunque esto en algunos individuos, no sucede.

Se ha comprobado que música de culto como la clásica, por su complejidad, para la gente que solo tiene contacto desde su niñez con “easy music”, a una edad avanzada, no logra entender o disfrutar, arreglos con orquestación sobria, y por lo mismo, se niegan a consumirla… esto no es por cuestión de gustos, es por capacidades no desarrolladas en su crecimiento.

También es cierto, que los niños que desde temprana edad viven en un entorno con diversidad musical, logran en su vida adulta, un mayor criterio y respaldados argumentos con respecto a “lo bueno y lo malo” musicalmente hablando.

Cuando la educación musical a edad temprana es muy escasa y pobre (esto no significa que sea de índole económica) la capacidad de diferenciar la calidad y el nivel de música que pueda enriquecer su vida, es muy corta. Y es cuando un grupo considerable de gente, prefiere la música de consumo popular y hasta de muy baja calidad.

Esto da como resultado consumidores que defienden sin argumentos, por ejemplo en nuestro país, productos tan básicos como los tan mencionados tribal o reggaetón, por mencionar algunos… y es donde nuestro flautista, logra su cometido.

¿Queremos crecer intelectualmente? Escuchemos música con buenos “nutrientes”, de esto hablaremos en la siguiente entrega… mientras tanto… Groove on!

Serenata rockera

Por Ramón Serratos.

A propósito de las muestras de amor en las celebraciones de Cupido y las excesivas compras y gastos de perfil romántico, puse atención en uno de los presentes que ya muy pocas personas usan para quedar bien con el ser amado… las serenatas.

Hace 2 décadas todavía era muy común que de presente y no solo en fechas de san Valentín, se llevara como tributo al amor de la pareja, alguna agrupación principalmente de cuerdas, con melodías clásicas y muy románticas, hasta la ventana, balcón o puerta, como acto casi heroico… sobre todo por los costos.

Era común llevar un trió con temas de Los Panchos, Los Dandys, Los Tecolines, Los 3 Ases, etcétera, en otra época y mas al centro de la república podías acompañarte de una estudiantina con más de 20 elementos, también con temas clásicos de rondalla, si es cuestión mas arraigada y en pose algo machista, ¿qué mejor que un Mariachi? Llegue en una ocasión ver a un amigo llevar un cuarteto de cuerdas con música de cámara… muy fino por cierto, mas ya en los 90, me toco ser parte de un tipo de serenata más austera… el estéreo del auto a todo volumen… en cuestiones económicas, era más rentable y podías llevar en una sola noche, “gallo” a todas las parejas de los que festejaban, sin encarecer la velada.

Esta tradición que los actuales jóvenes (la mayoría) solo ve en las películas de Pedro Infante o en el parque central de la ciudad, va en bajada, esa proeza antes mencionada, ya no se ve tan seguido, la pregunta es ¿Por qué?, no dudo que aun existan sobre todo féminas que suspiren al escuchar en su ventana música con corte amoroso… entonces, ¿Dónde están los jóvenes románticos?

Valdría la pena, empujar a los jóvenes a hacerlo y no quedarnos exclusivamente con esto a los más “adultos” o que sea un espectáculo solo de un día de fecha cultural…

No hace mucho escuche a un famoso trovador de la ciudad de Mérida hacer un comentario, que no me pareció, ni acertado, ni agradable, cuando alguien le pregunto ¿Qué le parece la nueva música?) rock, electrónica, etc.) A lo que respondió “esas son vaciladas, por eso nuestra trova solo es para nosotros los adultos, no para pen…” no diré el nombre del famoso trovador, pues no es mi deseo convertirlo en foco de ataques de las comunidades musicales contemporáneas… pero, mal por alguien que debería fomentar, no segmentar.

Serenata, medio fantástico para el romance, costumbre heredada, y ahora descuidada…  ahora le toca a los jóvenes, rescatar… ¿Por qué no una serenata con un tema de U2 o de Bob Marley? Innovación es el remedio!!! Groove on!

We make Tumblr themes